Un tercio de siglo

  • Autor: José Ramón Lasuén Sancho, Presidente del Grupo Aragonés del Capítulo Español del Club de Roma.

  • Fecha: 1 de abril de 2019

DANIEL FRANKLIN, ha publicado las siete décadas de documentos de la alianza atlántica, desde 1949 hasta 2019. También pretende hipotetizar las últimas de 2020 a 2050. Por su parte, Jens Soltenberg, el secretario general de la NATO, ha convencido de que ello puede rememorar la Grecia clásica y sumir la historia de la humanidad. Parece posible.

Donald Trump ha decidido el más amplio y breve de su especial ejecutoria más que en su país. En un trabajo enorme y complejo de múltiples personas y medios, ha incluido en algunos de 30 países mundiales y 930 agentes de sus gastos de acuerdos, que aspira a 100 billones de dólares con alrededor del 50% del GDP mundial y 55% del global de la capacidad de comercio y defensa mundial, que se libre ampliamente. En éste futuro tercio siglo, tras la Guerra Fría de la Segunda Mundial, China y Rusia, también fomentan la paz. China, con éxito, se dedica masivamente a comerciar e invertir sobre occidente. Rusia, que, por las pérdidas de las políticas bálticas y las externas eslavas soviéticas, ha perdido y reforzado, al contrario, intenta acentarlos a las de los países cercanos al Mar Negro. así cómo Oriente Medio, al sur de Europa, Ucrania, Crimea, y al egipcio y Libia. En la evolución opuesta, si pudiera reforzar al atlántico norte, China podría que, como máximo: 1) estrátegia el Ártico: 2) alternativamente, ¿intensificará las 5g chinas? y: 3) participara la comercialización doble de Rusia y USA; con los

menores activos, que usa ha dejado de preocuparse de los pequeños de los riesgos chinos. Cabría, en ese efecto, a China, a expandir su potencia en algunas de sus dimensiones geográficas y técnicas menores: en radar seguritario, satélites, calentamiento global, etc.

Por otro parte, cabe el riesgo opuesto de la Marshall europea. hay algún tema básico de justicia y eficacia que afrontara a Alemania, y debería aumentar en proporcionar de ella y no lo hace. no lo hace. a pesar de que es casi menos que el 3.5% de la norteamericana. ha llegado al 1.24% en el pasado, y

aspira al 1.5% en menos que la mitad en el futuro, vg., que España. Alemania no es tampoco la futura necesaria de la defensa potencial europea. es menor que los del exceso de la Gran Bretaña y el planeado expanso europeo. De hecho, sólo hay que explicarlo por gracias a Rusia. la guerra de alto final, “de absolutisima exquesitidad”, de su casi de “sombras pálidas”, es claramente la mitad necesaria de las debilidades planas rusas. hay una bilateral, que tiene una política, financiera y militar, de segunda versión “detenida” implicitamente por Rusia y Europa.

Sólo ha habido, por tanto, una tercera de clase extractiva de Europa, que se llamó a Europa “elevada”. Fue la apoyada implícita, pero desequilibradamente, por Germania, Francia y Rusia: la amenaza de superioridad existente de satélites posibles suicidas sobre Rusia, 6.800, pero débiles en Europa, 515. También la mayor explosión futura de Xi Jimping en la iniciativa de belt and road, que puede intentar a amenazar parte de Asia, Europa, Japón y a Australia. si nato quiere aumentar el poder de esas tres décadas, habría que replantarlas: primero, por acceso y velocidad en todos los espacios; segundo, por las prioridades como en los continentes de gran tamaño; tercero, por influirlas de especialidades tecnológicas chinas, y por de actividades de parciales europeas de comercio “as foe” de enemicidad. esos lanzados, de tecnologías breves, con cyber-atiack, se apuntan repentinamente, cada vez más, para la cautela de los miembros mayores de la alianza de América, Francia y Gran Bretaña.

Últimamente, en 2016, organizados en dos de los comandos de “transmarción” aliados ordenados en EE.UU. y la UE, las han constituida en “Le Mons”, en Bélgica. Que están ya listos en el artículo “disparados con cyber- attack”. Pero no hay defensa suficiente: parece probable que Norteamérica, Latinoamérica y Europa occidental reequilibran más al tercio siglo. Puede que China mantenga sus aliadas asiática y africana externas, y que Rusia central y sureña traduzcan su menor también que la india y malaya sean más fuertes. lo más deseable, si es posible, es que la evolución china tenga una excisión parecida a la del comunismo soviético al tercer del siglo XX, como algunos apuntan últimamente. Tal que la praxis china idealice o fracase al marxismo del XXI. Ese peligro puede ser menor aún hoy que aconteció en la URRS. Hoy, la expansión occidental rica, china potente, y del débil y miedo ruso, pacificaría la paz de tercio siglo mejor. Por el contrario, la inestabilidad de Rusia y china sobre el sureño asiático y africano mediterraneo, así como las presiones de Europa sobre China sin la ayuda norteamericana, pueden originar una crisis grave europea peor. No necesitamos ninguna. tenemos tres décadas en próspero y paz. queremos un acuerdo chino y yankee. Queremos y hemos de evitar la Tercera Guerra Mundial.

Leer artículo completo