Recesión o expansión

  • Autor: José Ramón Lasuén Sancho, Presidente del Grupo Aragonés del Capítulo Español del Club de Roma

  • Fecha:2019

Los analistas están pesimistas. pero una parte del mundo está creciendo. EEUU. y China, más. Al menos en los países menos desarrollados. El Zeitgest muestra los datos. Pero habitualmente la población es defectiva, incluso los mejores. En los ancianos viejos y los niños escasos, no hay recursos contentos. Los ámbitos son contrarios: el clima es contrito; los políticos, nefandos. etc.

Unos mal, otros bien. A algunos, a china les parece un genio y usa un desastre. La OECD, a pesar de alguna Europa mediterranea, está creando, después más que el colapso ruso. Trump tiene un triunfo: su porcentaje de paro, del 3.6% de empleo, es mayor que China no producirán antes del medio siglo. Ni que Europa de centro y norte se mantendrá una clase de media alta educada, social y de pleno empleo.

El turismo francés, español e italiano está impulsando así industria. las mujeres tienen más trabajo que los hombres. y los robots y los programas de algoritmos reemplazaran a los estudiantes, que empleen los de mejores estudios.

cierto que hay previsiones alarmistas de recesión. ¿Que caen fuerte las viviendas? Hay crisis reales en algunos sectores y espacios, pero son menores. hay quienes esperan que la solución del conflicto chino norteamericano va a generar una esperanza mayor que las confirmaciones de las grietas de los expertos.

El marco de la crisis cíclica, 2019/20, está entremezclada. Los eventos de empresas famosas, como Huawei, han caído ya se ha mitigado por pacificación de Trump, en la propia China y en Irán y en El Golfo. La amenaza permanente de Apple en China es latente y la India presente. En Europa, ¡bienestar!

El peligro climático está cada vez más cerca de la evolución industrial. El Ártico en el norte y el Sahara en el Sahel, que van a expandir el trabajo mundial. la cantidad de población anunciada, será más allá de China, India y Nigeria.

De la OECD, primero: aumentará la población en España, poco menos en Grecia, peor en Italia, a pesar, porque los litorales turcos, egipcios, árabes, etc. Serán relativamente peores. La producción de la población de los 22 miembros de la OECD, también caerán algunos después de la crisis de 2018. Un cerca del 10 puntos porcentuales – como de 1995 a 2015 -. Un aumento del empleo y bajo del paro, dos nuevas décadas débiles.

Microeconómicamente, los primeros que trabajen no serán los jóvenes, ni lo han sido. Los mejores. Se aprenderán los que antes se emplean. En el entrenamiento de los que intentan a copiar a los que repitan de sus mayores. Los que hacen, VG. conduciendo taxis Uber o entregando comidas a mano.

Los segundos que trabajen, masculinos, ocupados en industria, con medio empleo, como en su día entre 1995 y 2015, no son los mejores. Han perdido casi el 20% del empleo que habían creado, son “todos los trabajos buenos que se han perdido”.

Hay unas razones, por los que los gobiernos acentúan un tercer tipo de aumento del trabajo: palos y zanahorias. normalmente, lo que hacen las mujeres, que trabajan parcialmente.

Con el parte de sus familias, con sus hijos o con sus casas o sin ellos. Los datos revelan que pueden trabajar casi la mitad de su tiempo. lo hacen y los harán.

Al final, brevemente, hay por resolver si China es el mundo más eficiente de energía, pero si es el más emitente de su presidente, chino o norteamericano. y de sus equipos.

Siempre cuando, Powell y su gobierno en la reserva federal, ¿duda si tiene que bajar o subir el tipo de interés de Trump?, ¿debe hacerlo simple o doble? no empezarlo al principio del año, ¿tal vez, o nunca, ¿si tiene que ganar o perder la carrera presidencial?

Tampoco siempre. No hay ciclos económicos comprensivos, ni tendencias. Hay mezclas de décadas. Con empleos, programas y técnicas. Con más suertes que penas y más trabajadores que los demás.

Lo importante era asegurar la carrera del candidato, Jemping, Warren, o Trump, no la política monetaria y fiscal. Eso tendrán que hacerse después. No para retroceder sino expandir, aunque los dos dudaran.

La conexión de Hong Kong es expansiva: la cuarta bolsa mundial – USA, China y Japón, y similar a la doble sumada de Londres y París. El tercer núcleo bancario mundial y el segundo mazo de tecnológicas, norteamericanas y chinas.

Si no colapsa todo, menos china ni Rusia. O los dos ¡salvemos a Europa Occidental!

Chinas y la riqueza informática del pacífico de las periferias norteamericanas.

Con todas las protestas que están manifestando los funcionarios de varios niveles los comunistas, del continente y la isla, en beneficio futuro de Asia.